11/10/2017

Generales

Investigadora marplatense premiada por innovación aplicable en cirugía bypass coronario

El trabajo de investigación se centra en la generación de un conducto creado con un novedoso material biomimético, con propiedades similares a las de los vasos sanguíneos, que no produce coágulos y es reabsorbible por el cuerpo. El trabajo de Florencia Montini Ballarin fue elegido entre tres mil proyectos y, como ella señala, es el resultado de dos tesis doctorales: la del Dr. Caracciolo, quien desarrolló uno de los polímeros utilizados, y luego la suya, que se abocó al diseño del injerto vascular. Desde 2011, más de 200 jóvenes han sido reconocidos por la publicación del Instituto Tecnológico de Massachusetts -MIT Technology Review-, en Argentina y otros países latinoamericanos. La distinción es para Innovadores menores de 35 años.

 Florencia Montini Ballarin con 32 años, y a punto de ser mamá, trabaja en el Instituto de Investigación en Ciencia y Tecnología de los Materiales (INTEMA, CONICET-UNMdP) y creó, junto a un gran equipo humano, un material biomédico con las mismas propiedades que los vasos sanguíneos.

El trabajo de investigación se titula en español “Injertos vasculares de pequeño diámetro antitrombogénicos biomiméticos para cirugía de bypass coronario” y viene tomando forma desde hace casi 15 años.

El mismo se centra en la generación de un conducto creado con un novedoso material biomimético con propiedades similares a la de los vasos sanguíneos, que no produce coágulos y es reabsorbible por el cuerpo. Estos materiales que imitan las propiedades naturales del cuerpo es una búsqueda científica de muchos años ya que los materiales artificiales para las técnicas quirúrgicas como el bypass suelen tener complicaciones ya que el cuerpo humano es incapaz de regenerarlos por no tener las mismas propiedades.

El nuevo material se compone de dos polímeros, el PLLA, disponible comercialmente y con características similares al colágeno, y el PHD, desarrollado en el laboratorio de Montini, similar a la elastina. El conducto diseñado está compuesto por una estructura en varias capas y con diferentes proporciones de los dos polímeros sintéticos. Con esta particularidad se reproduce las propiedades mecánicas de los vasos sanguíneos, hecho completamente novedoso para el mundo científico.

Otra de las características es que los polímeros se degradan sin toxicidad en el cuerpo humano, es decir que el tiempo de degradación es compatible con el tiempo de regeneración tisular, por lo que, una vez hecha la cirugía, el propio cuerpo terminaría reemplazando el conducto por tejido vascular nuevo.

Continuar leyendo en Sitio Web de CONICET